19 de noviembre de 2009

Ella baila sola... ¡PUES QUE SE JODA!



Hoy le dedicamos la entrada a M. B. A. y a M. C. A., por lo que han significado para la música del Estado español. Bajo estas siglas no es que se escondan dos master full-time de cualquier Escuela de Negocios sino que lo que se esconden son los nombres de las dos integrantes que formaron uno de los grupos de pop más exitosos justo antes de que los ordenadores sufrieran el llamado Efecto 2000 y que Paco Rabanne profetizara su propio fin del mundo.

Ellas son Marta Botía Alonso y Marilia Andrés Casares o Marilia Andrés Casares y Marta Botía Alonso, que para nosotros tanto monta, monta tanto. Y es que estas dos quintas del 74 estaban destinadas a encontrarse a pesar de que nunca saltaron con la misma comba y que nunca fueron a los mismos cumpleaños.

Esto sucedió durante el Curso de Orientación Universitaria, para los lectores más jóvenes lo que ahora viene siendo Segundo de Bachillerato, cuando estas dos jóvenes, viendo que llevaban mejor preparada la Selectividad que sus compañeros, que tenían que acudir después de clase a academias de inglés y matemáticas, decidieron aprovechar su tiempo con un grupo de rock.

Las dos chicas, que siempre supieron de su interés por la música, aplicaron la mercadotecnia a la música al bautizar a su recién formado grupo con el nombre inglés de The Just. Lo que en una interpretación literal y libre podríamos traducir por El Justo.

Fue en uno de sus primeros conciertos en el que puede que sea el recinto con mayor capacidad de aforo al aire libre en la ciudad que las vio crecer, el parque de El Retiro, compartiendo a la vez espacio con titiriteros, barquilleros o tarotisas, cuando conocieron al productor que las llevaría a que ellas bailaran solas.

Corría el año 1996 y mientras José María Aznar ponía el catalán de moda al hablarlo en la intimidad, M. B. A. y M. C. A. sacaron su primer álbum con un título en castellano, “Lo echamos a suertes”, abandonando así su interés por la lengua de Shakespeare. Este disco compacto, del que no sabemos si también hubo versión cassette, logró ser número uno de varias listas de éxito. Fueron número uno en las listas de las radiofórmulas más escuchadas pero también en las de regalos de cumpleaños y Reyes.

Total que estas dos chicas acabaron vendiendo sólo en el Estado español, 800.000 copias, como si toda Tarragona siguiera conservando a día de hoy un ejemplar no firmado de éste primer álbum.

Pero aunque los tarraconenses hubiesen acabado con todas las existencias de “Lo echamos a suertes”, toda la población del Estado español, en la que la mayoría de JAPIS nos incluimos, recordamos los estribillos de temas como “Amores de barra” o “Cuando los sapos bailen flamenco”. Controvertido tema éste último, que pudo no ser del agrado de todos. Los criadores de porcinos pudieron verse ofendidos al ver cómo se le quitaba al cerdo, del que se aprovechan hasta los andares, el protagonismo que durante siglos había tenido en el dicho popular “Cuando los cerdos vuelen”, a favor de un animal, el sapo, del que por lo menos a día de hoy no nos consta que se aproveche nada.

En 1998 grabaron su segundo disco compacto tras el éxito de “Lo echamos a suertes”, esta vez lo titularon “EBS”, siglas que corresponden a Ella Baila Sola, nombre con el que el grupo El Justo había saltado a la fama y que no se debe confundir con el ABS de los automóviles, un gran invento que permite que el frenado sea más seguro, reduciendo así el número de accidentes de tráfico. De “EBS” lograron vender 400.000 copias, la población de Vigo al completo.

Dos años después de “EBS” y cuatro desde la salida de “Lo echamos a suertes” posiblemente también conocido como “LEAS”, un 20-N M. B. A. y M. A. C. volvieron al mercado con un nuevo disco titulado Marta & Marilia. Que igualmente podría haberse llamado Marilia & Marta ya que no sabemos si “echaron a suertes” el orden de los nombres.

En esta ocasión no pudieron utilizar las siglas, M&M, ya que podría confundir con una marca registrada que fabrica pequeños pedacitos de chocolates, a veces rellenos de cacahuetes, recubiertos de azúcar de colores. De este tercer y último disco compacto, como ellas mismas anunciaron, con temas como “Cómo repartimos los amigos”, las chicas llegaron a vender 100.000 copias, es decir, la población de Torrevieja.

Estalló la burbuja tecnológica y el Nasdaq, el índice tecnológico de la bolsa de Nueva York, cayó por lo suelos. Muchas de las empresa “puntocom” desaparecieron. Ella Baila Sola también desapareció. ¿Quién recuerda que para buscar en Internet se utilizaba Lycos?

Ya en el tercer milenio, en el mismo año en que el Estado español tenía puestas todas sus esperanzas en que Europa viviera una celebración con Rosa en el concurso musical de los ex países soviéticos, M. B. A. comenzó su carrera en solitario. Ofreció a todos sus fans un disco compacto del que no recordamos su título pero que vendió tantas copias como habitantes tiene Mairena de Alcor en Sevilla, 20.000.

Pero estamos de enhorabuena. EBS, antes Ella Baila Sola, vuelve, aunque sea en siglas. A pesar de que nosotros creemos que en el lugar donde se ha sido feliz no se debería de volver. M. B. A., despierta ella, ha contado para el esperado regreso con Rocío Pavón, para grabar un disco compacto titulado con el mismo adjetivo calificativo. Temas que esperamos que pronto podamos escuchar en Spotify.

La que también espera, en este caso a que la civilización dé el paso al segundo decenio del siglo XXI para sacar nuevo disco en solitario en M. C. A., otrora componente de Ella Baila Sola y compañera de instituto de M. B. A., titulado “Esencias”. Y es que como siempre hemos pensado, lo bueno se guarda en frascos pequeños.

10 comentarios:

Ladesh Viada dijo...

Aún recuerdo el día en que le cambié a Knor mi CD de EBS (porque sí, a mí también me traían cosas los reyes) por un cassette de Ace of Base y mil pesetas.

Cómo pasa el tiempo, mis queridos amigos Japis...

MacLamala dijo...

Ladesh, NUNCA! Y DIGO NUNCA! SE CAMBIAN LOS DISCOS!!!
Es algo sagrado!!!

Ladesh Viada dijo...

MacLamala, no quería entrar en este tema, pero por aquel entonces (más o menos cuando los sapos bailaban flamenco) yo habría preferido beber lejía y que una jauría de perros inmundos me arrancasen la piel a tiras antes que otra tarde más escuchando EBS...

Todas tenemos un pasado.

Knor Maduval dijo...

devuélveme esa cinta!

Vero dijo...

Sí, el primer disco de Ella Baila Sola salió en cassette porque yo lo tengo. Y el segundo. Y el tercero. Y el de M. B. A. en solitario que, por cierto, se llamó "Cumplir lo prometido". Y "Esencias" iba a salir en 2008 y mira a qué fecha estamos... :(

La gorda de Saray dijo...

Fueron grandes, pero todo son ciclos...ahora ya no creo que venga a cuento que esta petarda se una con otra, utilice las siglas de su difunto grupo y a correr...A mi el single desde luego que lo unico que me aporta son vomitos...Amiga vete ya...a otro Lugaaaaaaaaaaaaarrrrr!

Jei dijo...

ays, y yo que tengo todos sus discos y COMPRADOS POR MI!!!??

no diré nada más. pum!

Ladesh Viada dijo...

Querido Knor: te la devolveré con gusto cuando me devuelvas el CD y mis mil pesetas. No, seis euros no, mil pesetas.

Con cariño,

Ladesh.

mala dijo...

aaaaaaaaaaaay este grupo me recuerda a cuando me iba de campamento!!!
yo tenia un cd (seguro q algun dia lo encontrare por ahi aunq no creo q se revalorice la verdad...)
ellas estaban siempre como deprimidas y eso, a punto de q se acabe el mundo, no se lleva...

Lulu dijo...

que buen bloggggggg