16 de noviembre de 2010

YOKO ONO'S HIT

Los JAPIS estamos acostumbrados a los hits, no sabemos vivir sin ellos. Por eso hoy os traemos el último éxito de Yoko Ono. ¡Mejor que los pedos de vaca! ¡Mejor que Númelo 8!
La letra es tan profunda que nos hemos quedado extasiados, la emoción nos invade, por fin entendemos el significado de la vida y de la muerte, sobre todo de la muerte. Los dulces tonos de esa voz aterciopelada nos han sorprendido. No entendemos el motivo por el cual no ha decidido cantar antes así, de una manera tan personal y excitante.
La pobre camina por la galería de arte, tambaleándose, como una anciana japonesa de antaño, debido a los trescientos carajillos que se ha bebido. El sombrero que ha robado al mendigo de la esquina le queda que ni pintado. Se acerca al micro y de su boca salen notas musicales que muchos sopranos quisieran para ellos. Disfrutad y luego seguimos comentando.


La frase que personalmente más me ha emocionado ha sido:

"BUAAAAAAAAAAAAAAAAHG AAAAAAAAAAGHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA BUUUUUUUUUUUAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAAHHH GLAAAAAAAAGGGGGG AH!"

Después de la primera estrofa llega el momento más deseado por todos, el estribillo. Los espasmos debidos a la reacción alérgica producida por el polvo del sombrero provocan en Yokito la exaltación de una capacidad desconocida por todos, tragarse su propia lengua y ladrar al mismo tiempo. El público se queda petrificado ante tal derroche de arte. Los guardias de seguridad no saben si abalanzarse sobre ella para calmar el ataque epiléptico que comienza a sufrir o tirarle monedas para que vaya a por la metadona que necesita.
Ella sigue su recital. ¡Ni el sueño de una noche de verano!
Comienza el orgasmo. Sí, ese orgasmo hace que un buen hombre se arrodille, pero no para alabar a la pitufa, no. ¡Se arrodilla para suplicar clemencia!

Al final, Ono decide coger sus monedicas e ir a comprar Ricola. Todo parece ir de rechupete, pero no, un segundo espontáneo se arrodilla y le dice a la viuda de Lenon: "¡Mátame, so puta, mátame!"

Finalmente, podemos ver cómo los de seguridad y un equipo completo de psiquiatría acompañan a una Yoko desorientada hacia el furgón. No sin antes hacer que firme su ingreso voluntario en el centro "Yonosécantarnuncahesabidoyestoycomouncencerrooxidado", mientras la vemos tararear para sus adentros su nuevo éxito, "tiiiiroriii turuuuuruuuu".

Definitivamente, el hit de esta Navidad. Para cantar en familia delante del Belén.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

joder aburris hasta la saciedad japis...

MacLamala dijo...

Jo, gracias. Y más por seguir leyendo el blog por mucho que te aburra. Tú sí que eres consecuente.

Anónimo dijo...

Yoko Ono's SHIT

Anónimo dijo...

de nada maja ;)