17 de mayo de 2010

Jugando con Karmele

A los japis, que por algo somos élite cultural, nos invitan a todos los saraos, fiestas y presentaciones, y si vamos, que conste, es sólo para compartir nuestra experiencia con vosotros, queridísimos seguidores que sabemos os encantaría tenernos como amigos, especialmente incluso los que (dicen que) nos odian. Esta vez toca la presentación de un libro (porque los japis leemos mucho, y no todo va a ser Kafka), que va a dar mucho que hablar en tertulias y debates tan carismáticos y reputados en este país como los de Sálvame o La Noria. De la autora del verdadero hit eurovisivo de este año tan injustamente despreciado por las cadenas tristes (¿"Algo pequeñito"? ¡Aaaaaaaaaanda ya!), nuestra querida comedora compulsiva de yogures a media tarde, la nueva mujer del Renacimiento de nuestra época, Karmele Marchante, nos llega el manual definitivo para hacer de nuestra/vuestra vida erótico festiva todo un tsunami de pasión desenfrenada.

En la presentación estaremos la plana japi casi al completo, así que si os apetece charlar con nosotros y con Jorge Já sobre las uñas de Juancho y con Jordi Gón y con Miriam Sán de otras cosas que no son las uñas de Juancho pero que también nos interesan mucho, os invitamos a acudir a un evento social que no se repetirá en cien años (y no valen chistes sobre la edad de la autora que os veo venir). Será el jueves, a partir de las 8 de la tarde, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Maricas cosmopolitas y provincianas, heteros con dudas, parejas incapaces de salir de la rutina en la que se ha sumido vuestra relación, lesbianas principiantes, jóvenes inexpertos, marujas infatigables o abuelitos con ganas de marcha… ¡Ésta es la guía definitiva para todos vosotros! Con la inestimable colaboración de nuestro sex shop favorito de Chueca, Los juguetes de Karmele va a convertirse en el libro de cabecera de todos los japis de corazón que buscan en todo momento el lado más picante y divertido de la vida, además de la mitad de la plantilla de Intereconomía que lo comprará a escondidas (los obispos suponemos que no, que a éstos les mola más la franja de edad de menores acompañados).

¡Karmele, nos gustas!


2 comentarios:

Magapola dijo...

Yo me paso al taller :D

Anónimo dijo...

Viva el sexo de libre elección, que es salud, diversión y fantasía, así que bienvenidos sean los juguetes y lo que sea para amenizar nuestras grises, aburridas vidas del siglo XXI.

Y, naturalmente, abajo los pederastas, sean curas o no.....